Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]

Una clasificación "loca" deja la pole a Magnussen

Los últimos van a ser los primeros, se acostumbra a decir. Magnussen siempre y en toda circunstancia va a poder utilizar esa oración para rememorar lo ocurrido en la insensatez de Clasificación que se disputó en Brasil hoy. ¡Kevin Magnussen, con un Haas, consiguió este viernes la primera pole de su carrera en la F1! Ocurrió en Interlagos, en una sesión marcada por la lluvia intermitente, que produjo un caos impredecible. Si el formato de Gran Premio hubiese sido el de siempre y en toda circunstancia, esa emoción no hubiese aparecido este viernes en la pista brasileira.
Mas el formato de GP era al esprint, esto es, con Clasificación el viernes, carrera corta clasificatoria para el sábado y la prueba terminante del domingo. Así, se pasó de las tandas largas de viernes, a ver vibrar al público local con una batalla contra el crono y las nubes en una pista deslizante en la que Kevin Magnussen y Haas se llevaron la sorpresa de sus vidas. El danés va a salir primero el sábado en la carrera al esprint ante Verstappen (2º), Russell (3º), Norris (4º), Sainz (5º), Ocon (6º) y Alonso (7º), con Leclerc en la 10ª plaza tras un grave fallo de su equipo.

El tiempo informaba ya antes de la Clasificación. Llovió inmediatamente antes de la Q1, mas las nubes daban una tregua a todos y conforme avanzaba la sesión la pista se secó. Para no caer eliminado, la mayor parte debía marcar un crono en su último giro debido a la mejora de la pista. Se volvió a reiterar esta apasionante historia en la Q2. Mas la lluvia dejó lo mejor para el final.

El agua iba a aparecer de un instante a otro en plena Q3. Todos estaban sobre aviso y debían ir a por el mejor tiempo en su primer giro. Se armó así un largo trenecito en el pit lane. Todos sabían que si no hacían un buen primer giro, la aparición del agua iba a arruinar sus aspiraciones. Se la jugaban a una carta. Se le apareció la Virgen al 'vikingo' Kevin Magnussen. O mejor, el Dios de la lluvia de la mitología norteña, Freyr. Llegó para proponerle una proeza que le deje reservarse un lugar a la vera de Odín en el Valhalla. Al ser conduzco de Haas, aprovechaba que su equipo acabó el último en el torneo de 2022, lo que marca la situación de los garajes, para ser el más listo de la clase. Debido a ello, su garaje está situado en la parte final del pit lane. Sus ingenieros fueron veloces y no desaprovecharon la ocasión para permitirse el lujo de situarse en la primera plaza en la cola que se formó frente al semáforo de la calle de boxes. Y cuando se apagaron las luces, el danés actuó el milagro conduciendo sin absolutamente nadie delante, sin fallos, para marcar un tiempo que le ponía primero. Dio la vuelta de su vida. Y encima, por si alguien aún creía tener alguna opción cuando las nubes encolerizaron, George Russell le ponía la pole en bandeja con un accidente que paraba la sesión a falta de 8 minutos.

Los ingenieros de Haas no daban crédito. Llovía poco a poco más y la mayor parte de los pilotos salían de sus vehículos. Hamilton lo procuró y salió a pista, mas estaba demasiado mojada y no podía prosperar. Kevin aloquecía aguardando en su turismo a que la ‘qualy’ acabase mientras que sonreía por nervios e incredulidad. Y a falta de dos minutos, se daba por sentado. Hamilton volvía a boxes y todos se resignaban por la ocasión perdida. Todos menos uno, un Kevin que salía de su turismo levantando las manos tal y como si hubiese conseguido un título, con sus mecánicos enloquecidos y chillando de alegría. Pasaron de ver como Mick Schumacher se hundía en la última situación en Q1, a ver como su conduzco ‘vikingo’ conseguía una de las más surrealistas que se recuerdan en años. Un equipo como Haas, que a principios de curso padeció mucho por tener que abandonar a su patrocinador primordial, pudo festejar en Brasil su primera pole.

“No sé qué decir. El equipo me sacó en el instante preciso. Fuimos los primeros en salir al pitlane e hicimos una vuelta bastante aceptable. Es increíble”, afirmó Magnussen a este respecto, conmovido.

Verstappen no dejaba de lamentar lo ocurrido pues sabía que esa pole había podido ser suya. Mas al lado de eso, el enorme perjudicado fue Charles Leclerc. El monegasco podía haber peleado por la pole en condiciones normales, mas su equipo falló con un grave fallo en la elección de gomas final en Q3.

Todos salían con la goma blanda para ir a por un crono definitivo en los primeros minutos. Menos Leclerc, que puso la goma media. Para colmo, tras su primera vuelta de calentamiento no entró a boxes. Su equipo le llamó cuando ya estaba en la línea de meta. Dio su giro peleándose con su turismo, con muchos latigazos y padeciendo por sostenerse en pista. Volvía a boxes a poner los intermedios, mas era demasiado tarde. Comenzó a llover. Sus esperanzas se habían hundido. Va a deber remontar este sábado desde la 10ª plaza en la carrera al esprint.

Por su lado, Carlos Sainz fue 5º y va a deber procurar remontar puestos en la 'sprint race' de este sábado para disminuir al mínimo su pérdida en la parrilla del domingo, donde se le van a aplicar 5 plazas de penalización por mudar la cámara de combustión de su unidad de potencia.

Alonso, que había brillado en mojado en toda la Clasificación, siempre y en todo momento en los primeros puestos cuando marcaba sus cronos, llegando a ocupar la primera situación en 3 ocasiones, se debió conformar con la séptima plaza final tras Ocon. El ovetense desea sumar puntos en la carrera al esprint quedando entre los 8 primeros y procurará prosperar su situación de salida para la parrilla del domingo.

TiroAlpalo