Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]

Bellingham lidera y marca en otra tarde blanca (4-0) | VIDEO-RESUMEN + GOLES

El Real Madrid obsequió a los espectadores del Santiago Bernabéu una celebración de tantos ante Osasuna. Los protagonistas, el que se está transformando en "el de siempre y en todo momento": Jude Bellingham, con dos tantos para impulsar a un Madrid muy superior; Vinícius, que redondéo la celebración con el tercero y Joselu, que la cerró con el cuarto y erró el que podría haber sido la manita desde el punto de penalti.
El resultado aumenta la apuesta Madridista por la Liga, que no deja que el Gerona, a pesar de su victoria, se vuelva a sujetar a lo más alto y mete presión a un FC Barcelona que va a jugar este domingo en Granada.

Dos Ligas sucesivas sin derrotar a Osasuna en el Santiago Bernabéu, era el mejor aviso a una posible relajación tras la conquista de Nápoles que confirmó su poderosa reacción. El día para el olvido del Metropolitano queda sepultado a base de triunfos y un liderato tan firme como la figura de Jude Bellingham.

Nuevamente el inglés, con un apetito insaciable. Explotando su llegada desde segunda línea, con una pausa en el instante de la definición que le hace infalible. El Real Madrid consiguió voltear el rumbo de cada partido. De verse obLigado a remontar a ponerse por delante pronto. A los 9 minutos cuando Modric dejaba su visión de juego al movimiento al espacio de Carvajal. El balón atrás a la llegada de Bellingham. El disparo arriba. Irrefrenable para Sergio Herrera.

El Real Madrid aumentó el control del partido en el Bernabéu y el número de pases. Tocó con velocidad, amasó tanto la jugada que por instantes se olvidó de incorporar profundidad. Apenas dos remates en el primer acto. Uno solo a puerta en el gol. La presencia de Tchouaméni de central como solución de emergencia, dio buena salida de jugada. La de Camavinga de mediocentro mezcló el poderío físico de un jugador que cubre mucho campo, con las pérdidas de peligro.

Ya antes, vaciló en ir arriba y desprotegerse, siendo consciente del riesgo a la carrera Madridista, o proteger quitando presencia ofensiva. Se decidió tras sentir poco sufrimiento, en un balón inopinado que cayó a Carvajal, la única acción de riesgo del primer acto, cuando optó por picar el balón al portero y se confundió. Tras la reanudación, cuando el Real Madrid halló metros para correr, desatar su futbol vertical y incorporar la aguardada pegada.

Se repitió la historia. A los 9 minutos, marcaba el Real Madrid. Bellingham, quien si no. Tocando y lanzando el desmarque a Fede Valverde, al máximo del fuera de juego que rompía Juan Cruz, y definiendo esta vez por bajo. Partido sentenciado mientras que la grada del Bernabéu cantaba con admiración el "Hey, Jude".

Debe repartir cariño entre sus referentes. Sin olvidar a Vinícius que parecía apartado a un segundo plano hasta el momento en que apareció de manera fuerte en el partido. Con más espacio para correr y enseñar su habilidad, comenzó su busca del gol hasta el momento en que volvió a gozar de la sensación de marcar en el Bernabéu.

Kepa había frenado en seco cualquier intento de reacción rojilla. Voló a un disparo de Rubén Peña. Y la goleada tomó forma cuando la inocencia de Osasuna con balón, con líneas adelantadas, provocó una pérdida que halló la segunda asistencia de Valverde. Esta vez con un pase al espacio a la carrera de Vinícius que tuvo tiempo para meditar y solucionar la acción con grandiosidad. Recorte al portero con calidad y gol a puerta vacía.

Soltado de ataduras ofensivas con una sociedad que empieza a carburar, Vinícius cambió el gol para la asistencia para extender el amorío de Joselu con el Bernabéu. El disparo cruzado aumentaba el castigo a Osasuna y pudo ser peor cuando David García, en un partido para el olvido, cortó con el brazo un disparo de Kroos. Rodrygo, el único que faltaba por sumarse a la celebración, ya estaba sobre el césped y no deseó chutarlo en un claro ademán de falta de confianza. Lo hizo Joselu y Sergio Herrera evitó la manita.

TiroAlpalo