Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]

LaLiga

Tras la dura supresión en los cuartos de la Copa frente al Athletic en San Mamés, el Barça precisaba una reacción y un golpe encima de la mesa para no perder el tren de la Liga. Esta llegó, mas se quedó a medias. Los barcelonistas bogaron a contracorriente, tras ponerse 0-2 por detrás en el marcador, tras dos fallos protectores resonantes. Gündogan, Pedri y Bailly en propia puerta desataron la insensatez en Montjuïc, que fue suplantada por la incredulidad y los pitos con 3 jarrones de agua fría de Guedes, Sorloth y Morales en el tramo final para cerrar el 3-5 final.
El conjunto grancanario se quedó otra vez con la miel en los labios de poder puntuar contra uno de los grandes del futbol de España. Javi Muñoz adelantó a los amarillos, que padecieron ciertas resoluciones arbitrales polémicas. El Real Madrid terminó remontando en un partido donde los amarillos merecieron más. Un solo cambio efectuó Xavi García Pimienta con respecto a los dos últimos partidos que se saldaron con victoria ante Villarreal y Rayo Vallecano. Para este partido, el técnico barcelonés decidió dar entrada a Marvin Park por Juanma Herzog, pasando Álex Suárez al centro de la defensa.

Bochorno arbitral en el Bernabéu. A la UD Almería le quitaron la victoria frente al Real Madrid en un partido épico donde solo dos personas podían eludir una tarde histórica para el futbol de nuestra provincia. Hernández Maeso, desde el césped, y Hernández Hernández, en el VAR, pusieron todo de su parte a fin de que el preferido, el grande, el aspirante al título, superara una tarde en la que once guerreros vestidos de rojiblancos probaron que con corazón, esmero, y futbol, se puede ganar en un escenario como el Bernabéu. Y exactamente la casa del la villa de Madrid le vino muy grande al principiante extremeño. Su ‘compañero’ Hernández Hernández tampoco le asistió a tomar las resoluciones adecuadas.

El Sevilla FC perdió de forma justa y justa en frente de un Athletic Club que fue extensamente superior que su contrincante, excepto algún tramo de pocos minutos en el segundo acto. El Athletic probó las razones por las cuales es un equipo aspirante a clasificarse para la próxima edición de la Champions League y dejó clara la diferencia que hoy en día existe entre el club vasco y el Sevilla que se debe centrar en lograr la permanencia como objetivo principal.