Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript![ ? ]

Fútbol

Hungría fue de nuevo tierra hóstil para Inglaterra, que comenzó la fase de conjuntos de la Nations League con una derrota por 1-0 en el Puskas Arena. Un estadio que debería estar cerrado por la UEFA mas que se llenó de menores que sisearon a los ingleses cuando se arrodillaron ya antes del comienzo del partido en memoria de George Floyd. Un episodio que recordó al vivido hace solo 9 meses en exactamente el mismo estadio, donde los jugadores negros de Inglaterra fueron víctimas de chillidos racistas y que forzó a la UEFA a sancionar a Hungría con 5 partidos a puerta vacía. Mas la federación húngara sorteó el castigo y reunió a más de 36.000 menores de 14 años y 3.600 acompañantes mayores de edad, que aparte de reproducir las precedentes conductas racistas, hicieron sonar miles y miles de vuvuzelas que desnortaron a los ingleses.

Había mucho morbo en el regreso de Eden Hazard a la selección belga. El madridista, capitán para la ocasión, no jugaba con los Demonios Colorados desde el instante en que lo hiciese ante Estonia en el mes de noviembre de 2021. Se había perdido los 3 últimos encuentros y su final de temporada, alimentado con su deseo (“El próximo año voy a darlo todo por vosotros”) tras la conquista de la Decimocuarta, auguraba una buena actuación del jugador blanco, mas... El bueno de Eden fue reemplazado en el reposo por su compatriota Dries Mertens tras una actuación admisible, mas muy mejorable, sobre todo a nivel de competición: se le apreciaron la ausencia de minutos en este tramo final de campaña.

Francia, actual campeona de la Nations League, no pudo iniciar de peor forma la defensa del título en su estadio. Los alumnos de Didier Deschamps cayeron por 1-2 frente a una férrea Dinamarca que supo sobreponerse al excepcional primer gol de Karim Benzema. Cornelius, que había ingresado por Dolberg en la segunda mitad, fue definitivo, ya que el delantero lideró la remontada con un doblete que dejó enmudecido a Saint-Denis. Volvía el futbol al Stade France con los incidentes de la final de la Champions aún en la recámara. brancia había reforzado la seguridad ya antes del encuentro de este viernes con un cordón policial bastante esencial que acorazaron absolutamente los accesos al estadio situado en la localidad de Saint-Denis.

Que el Girona jamás se da por vencido es una cosa que se conoce. Lo afirmó Míchel tras el duelo de ida, que eran "3 veces inmortales", como la urbe misma. Y los rojiblancos llegaron a Ipurua para probar que aún tenían vida. Un golazo de Borja García y la aparición en la prórroga del de siempre y en toda circunstancia, Christian Stuani, sirvió para dar la vuelta a la serie frente al Eibar y meterse en la final del playoff de ascenso. Ahora espera el Tenerife.